Lo que más me gusta de trabajar en este camino de recuperación de anorexia nerviosa con Doris, es que siempre valora mis logros, me pone metas razonables, toma en cuenta mi opinión, busca siempre mi salud integral y los menús se adaptan a mi estilo de vida y gustos (:
Por medio de la nutrición mi cuerpo ha “despertado” y ahora me pide alimento saludable. Pensé que sería más difícil por los pensamientos del trastorno alimenticio, pero todo ha ido sanando incluso la parte neurológica como dice Doris, mi cerebro ya tiene más energía para trabajar y por lo tanto, estoy saliendo de esas ideas de restringir, la dismorfia corporal ha disminuido increíblemente y el miedo de ganar peso también. Ahora he ganado 17 libras.