Blog

Controla y cuida tu apetito

Publicado el 18/06/2019

Las hormonas son moléculas de diversa naturaleza que se producen en las glándulas secretoras o endocrinas, y estas cuando trabajan juntamente con el sistema nervioso, son las responsables de que actuemos, sintamos y pensemos tal y como lo hacemos en todo momento de nuestra vida.

Los distintos tipos de hormonas se liberan en los vasos sanguíneos o en el espacio intersticial donde circulan solas (biodisponibles), o bien son asociadas a ciertas proteínas hasta alcanzar los órganos o tejidos blandos (o diana) donde actúan. Las hormonas forman parte del grupo de los mensajeros químicos, que incluye también a los neurotransmisores como la dopamina, serotonina o el GABA.

Para el control de hambre tenemos en juego dos hormonas: La Grelina y la Leptina. La hormona Grelina tiene como función dar a tu cuerpo señales de hambre y la Leptina tiene como función enviar a tu cuerpo señales de saciedad.

Ahora me centraré específicamente en la Leptina, que es la encargada de mantener el balance energético en el cuerpo al regular el hambre de diferentes maneras. Esta hormona se segrega en el tejido adiposo en respuesta al consumo de alimentos, indicando al cerebro que, en determinado momento, debe parar de comer, puesto que se ha ingerido la energía suficiente.

Es importante cuidar la leptina por medio de buenos hábitos para gozar de un equilibrio correcto de las hormonas y así, ayudar a nuestro cuerpo a regular el peso, cuidar el buen funcionamiento del metabolismo y mantener un peso saludable según nuestra condición corporal. Para cuidar la leptina a fin de mantener los niveles correctos, debes incorporar a tu estilo de vida. lo siguiente:

  • Mantener horarios de comida: esto hará que logres llegar a cada tiempo con un hambre controlada. Cuando pasas largos períodos sin comer, retrasas el momento de sentir verdadera saciedad, haciendo que al comer consumas grandes cantidades de alimentos.
  • Evita dietas restrictivas muy bajas en calorías para tu composición corporal: el cuerpo es sabio y cuando lo sometes a estados de alta restricción produce menos leptina o por debajo de lo que debería debido a la pérdida de grasa corporal. Esto hará que cuando comas no sientas la saciedad completa.
  • Elimina el azúcar o reduce su consumo: el alto consumo de azúcares a través de productos procesados altera los niveles de esta hormona. Existe cierta resistencia a su función que con el tiempo hace que no actúe de manera correcta.
  • Controla el estrés o fatiga: dejarnos llevar por el ritmo de largas jornadas que exige la vida de hoy en el trabajo, problemas personales, vida social, ejercicio extremo, entre otros, hace que mantengamos altos niveles de cortisol y largos ciclos de día, lo que compromete al gasto calórico y se relaciona con niveles bajos de leptina.
  • Descansa: El cuerpo se rige por ciclos de día y de noche, y la regulación de varias hormonas que comprometen nuestro gasto calórico, el metabolismo es afectado cuando no duermes por períodos adecuados según el estilo de vida. La falta de sueño se ha relacionado con niveles bajos de leptina.

No hay nada en nuestro organismo que funcione ni se regule al azar, todos los órganos y estímulos funcionan en proporción. Por lo tanto, el apetito no iba a ser menos, evita las dietas extremas, controla el estrés diario, limita el consumo de azúcar y fija horarios de comida, para que logres mantener en equilibrio la hormona Leptina y así logres sentir saciedad y regular el peso corporal saludable.

Categorias

  • 2
  • 17
  • 27
  • 20
  • 12
  • 45

Archivo

  •  1octubre 2019
  •  1julio 2019
  •  2junio 2019
  •  2mayo 2019
  •  1marzo 2019
  •  67febrero 2019
  •  11enero 2019
  •  1diciembre 2015

Lo mas reciente

Doris Lopez MS