Blog

CANCER Y NUTRICION

Publicado el 17/10/2019

El cáncer es una de las enfermedades con mayor presencia en la población y todos debemos prevenir, sin embargo, las causas son numerosas y no totalmente conocidas. Existen causas endógenas, relacionadas con la herencia genética de los individuos, así como causas exógenas, entre las que se encuentra factores ambientales como el tabaco, mala o deficiente alimentación, infecciones víricas, lesiones precancerosas, estrés y otros síntomas psíquicos.

Existen muchos estudios y recomendaciones para su prevención o tratamiento, pero en este artículo, nos referimos a la nutrición, pues se ha demostrado que la nutrición juega un papel básico en esta enfermedad, donde la alimentación antes, durante y después del tratamiento ayuda a mejorar la calidad de vida y tolerancia del tratamiento del paciente oncológico y sus efectos secundarios.

En el mes del cáncer de mama, es mi intención apoyar en especial, a las pacientes que sufren de esta enfermedad, así como orientar a los familiares para aclarar dudas frecuentes sobre los alimentos que se deben comer y los que se deben evitar.

Vale la pena aclarar, primero, no existe un alimento que por sí solo y ningún suplemento que también por sí solo, cure el cáncer. El tratamiento de la nutrición requiere de la formación de buenos hábitos alimenticios y un estilo de vida saludable, que se debe combinar con actividad física con la finalidad que durante el tratamiento se logren cubrir las necesidades aumentadas de la reparación de tejidos y reducir riesgos de infecciones, mantener un buen sistema inmune y rehidratar a las células.

 

DENTRO DE LOS BUENOS HABITOS ALIMENTICIOS SE RECOMIENDA:

  • Mantener un peso saludable para la estatura y edad de la mujer.
  • Consumir alimentos ricos en grasas vegetales con omega 3, como: aguacate, nueces, almendras, aceitunas, aceite de oliva.
  • Consumir alimentos ricos en proteínas y aminoácidos: carnes blancas, pescado, huevos, lácteo descremado, lentejas, garbanzos, frijol cocido, arvejas, quínoa.
  • Aumentar el consumo de bebidas naturales sin azúcar:
    • Agua, infusiones, licuados de frutas o verduras con agua, Jamaica, tamarindo, todo sin agregar azúcar.
    • Sueros naturales: agua de coco, agua de plátano, cimarrona, sueros de farmacia sin azúcar (preferibles los aptos para diabéticos).
  • Mantener un consumo regular de alimentos ricos en fibra como los vegetales y las frutas:
    • Consumir al menos 2 veces al día vegetales frescos.
    • Comer fruta fresca a diario, en especial las bayas (arándanos, fresas, frambuesas, moras).
    • Apoyarse de suplementos ricos en fibra como linaza, Psyllium.
  • Brindar una buena presentación de los alimentos para que estimulen la ingesta.
  • Ofrecer textura blanda para que la ingesta resulte más cómoda y con un olor moderado o poco fuerte para evitar náuseas y el rechazo a la comida.
  • Ofrecer comidas pequeñas frecuentes, con alta densidad calórica y con proteínas en cada tiempo de comida, para aportar mayor cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales y no comer solo por llenar.
    • Jugos de frutas con vegetales.
    • Comidas ricas en salsas naturales.
    • Licuados enriquecidos con proteínas de suero (Whey Protein).
  • Consumir alimentos a temperaturas ambiente evitando el frío y calor extremo.

HABITOS Y ALIMENTOS QUE SE DEBEN EVITAR

  • El azúcar refinada es el mayor enemigo del cáncer. Se debe evitar todo el tiempo y no consumirlo, es el escenario ideal.
  • Evitar las grasas hidrogenadas (las grasas trans) – mantequilla, comidas fritas, comidas empanizadas.
  • Evitar el consumo de lácteo entero (crema, leche entera, yogurt de leche entera con azúcar).
  • Eliminar el consumo de harinas refinadas como pastas blancas, pan blanco, tortillas de harina blanca, cereales con azúcar, galletas de harina con azúcar.
  • Eliminar el alcohol y cigarrillo en cualquier presentación.
  • Limitar o evitar el consumo de embutidos.
  • Limitar o evitar el consumo de quesos curados.
  • No consumir jugos de bote ni enlatados.

 

Actualmente existe un sin fin de libros, blogs, webs y consejos de personas no profesionales pero que sí han padecido de la enfermedad de cáncer y por lo mismo sus consejos son importantes, pero no siempre es la correcta información ni está contrastada científicamente. Lo más recomendable es tener claro que no hay un solo ingrediente o alimento por sí solo que cure el cáncer y que cada paciente sufre de diferentes efectos secundarios según el tratamiento y para ello cada nutrición y tratamiento debe individualizarse para una mejor respuesta por parte del sistema inmune.

Debo hacer énfasis que adoptar buenos hábitos alimenticios, no significa una vida sacrificada. Todo lo contrario, los buenos hábitos alimenticios y un estilo de vida saludable es sinónima de felicidad.

Categorias

  • 2
  • 17
  • 27
  • 20
  • 12
  • 45

Archivo

  •  1octubre 2019
  •  1julio 2019
  •  2junio 2019
  •  2mayo 2019
  •  1marzo 2019
  •  67febrero 2019
  •  11enero 2019
  •  1diciembre 2015

Lo mas reciente

Doris Lopez MS